Saltear al contenido principal
968 20 01 53 adaer@adaer.org

Puede ser donante de órganos toda persona que en vida haya decidido que – tras su fallecimiento- sus  órganos sirvan para salvar o mejorar la vida de otros. Sin embargo,  debemos saber que pese a nuestro deseo de ser donante de órganos, no todos  podremos serlo, ya que deben darse una serie de circunstancias.

Los donantes de órganos son personas que fallecen en una Unidad de Cuidados Intensivos, a consecuencia de problemas que lesionan de forma irreversible su cerebro, o bien cuando el fallecimiento se produce tras una parada cardíaca. El equipo médico, una vez realizadas todas las pruebas clínicas y analíticas necesarias, es quién valora los órganos y tejidos que pueden ser útiles para trasplante. Donación de Vivo.- En vida se puede donar un riñón o parte del hígado, siempre bajo criterio médico. La donación de vivo es posible si se cumplen las condiciones y requisitos establecidos por la Ley. Es decir, el donante tiene que ser mayor de edad y gozar de buena salud física y mental. Y para garantizar los derechos tanto del donante como del receptor la legislación española establece todos los pasos a seguir para garantizar que la donación sea siempre voluntaria, gratuita y altruista. De hecho, la donación de vivo tiene que ser evaluada y aprobada por el Comité de Ética del Hospital. Posteriormente, la ley estipula que el donante, acompañado por el coordinador trasplantes del hospital, acuda ante el juez para ratificar por escrito su decisión.

Existe una Lista de Espera Nacional, única para cada clase de trasplante, manejada por la Organización Nacional de Trasplante, garantiza que la selección será ética y apegada a la ley. Esta selección esta ponderada sobre varios criterios clínicos donde la histocompatibilidad sanguínea (semejanza genética entre el donador y receptor) es el principal.

Sobre este tema la ley y la práctica médica son muy claras, por lo que garantizan una seguridad absoluta. El equipo médico que atiende a un paciente que muere tiene la obligación ética y legal de informar al Organismo de Procuración que se encuentra ante un probable donante de órganos. Por ley el diagnóstico de muerte debe ser realizado por un médico especialista neurólogo, mediante una evaluación clínica con pruebas específicas donde se constata la irreversibilidad de la lesión encefálica y certificada por métodos instrumentales: electroencefalogramas, ecodopler, arteriografía, etc. Estos exámenes confirman, sin ninguna posibilidad de duda, la muerte del donante potencial, luego de lo cual se solicita el consentimiento a los familiares para poder extraer los órganos.

La operación para ablacionar los órganos se realiza con el mismo cuidado que una intervención quirúrgica de alta complejidad y el cuerpo es tratado con suma consideración y profundo respeto sin alterar su apariencia.

Los órganos son distribuídos en base a estrictos criterios médicos.  Dado que es mucho  mayor el número de enfermos en espera de un trasplante que la disponibilidad de órganos, las reglas de adjudica­ción contemplan, además, el principio de

regionalidad, la edad del enfermo y la antigüedad de espera para adjudicación de órganos.  Estos criterios son observados por las autoridades sanitarias y reevaluados periódicamente por los profesionales especialistas.

La  tarjeta de donante es un documento que manifiesta nuestra voluntad de ser  donante de órganos tras el fallecimiento.

Esta tarjeta sirve únicamente como testimonio escrito del deseo de donar y  carece de valor legal. Cuando una persona fallece en condiciones de ser  donante, el equipo de coordinación de trasplantes del hospital consulta  siempre a la familia sobre la voluntad del fallecido, ya que ésta tiene  que firmar el consentimiento para proceder a la donación.

Por ello, aconsejamos que en vida le digamos a todo el mundo, sobre todo a familiares y amigos, nuestro deseo de donar. Cuando la familia conoce la voluntad del fallecido, siempre tiende a respetar su decisión.

Existen varios modelos de tarjetas de donantes emitidas por diferentes organismos o asociaciones de enfermos. Todas ellas tienen el mismo valor testimonial, de expresar nuestro deseo de ser donantes de órganos en el momento de fallecer.

Los datos facilitados, en aplicación del artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, son incorporados y tratados en el fichero automatizado Tarjetas de Donantes propiedad de la Organización Nacional de Trasplantes, con fines exclusivamente administrativos y estadísticos. Asimismo, quedan informados de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en los términos establecidos en la legislación vigente, dirigiéndose por escrito al departamento responsable del fichero automatizado.

Los datos facilitados no se  almacenan ni se utilizan con ningún otro fin. Solo se utilizan para realizar  y enviar la tarjeta solicitada. No existe una lista de personas que hayan  solicitado la tarjeta de donante de órganos que se pueda consultar.Según la ley de Protección de Datos de Carácter Personal, los datos los utiliza únicamente la ONT con fines exclusivamente administrativos y estadísticos. Asimismo, las personas que solicitan la tarjeta de donante deben saber que tienen la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos establecidos en la legislación vigente, dirigiéndose por escrito al departamento responsable del fichero. Organización Nacional de Trasplantes C/ Sinesio Delgado 6,8 Madrid Tel. 902300224.

Si no desea ser donante de órganos rompa su tarjeta, en caso de tenerla, y comuníqueselo a sus familiares y allegados para que, llegado el momento, puedan trasmitir su voluntad. Dado que los datos utilizados para emitir la tarjeta de donante no son almacenados, no es necesario darse de baja ni comunicar a ningún organismo oficial que se ha cambiado de opinión.

Puede solicitarla:• Llamando al teléfono de la ONT (24h): 902 300 224 • Por correo electrónico a: ont@msssi.es • Por correo postal a:ORGANIZACIÓN NACIONAL DE TRASPLANTESC/ Sinesio Delgado 6-8, Pabellón 3 28029 Madrid• A través de la Oficina Virtual de nuestra página web: http://oficina-virtual.ont.es/tarjeta-de-donante/solicitud-de-tarjeta

No, no existe ninguna ventaja material. La legislación española establece que toda donación debe ser voluntaria, gratuita, sin ánimo de lucro y anónima, de forma que no sea posible obtener compensación económica, ni de ningún otro tipo.

La mayor compensación es la satisfacción de saber que se tiene la posibilidad de salvar o mejorar la calidad de vida de otras personas.

La donación efectiva de órganos no es compatible con la donación del cuerpo a la ciencia. En la intervención quirúrgica que se lleva a cabo para la donación, es imprescindible realizar también la extracción de arterias y venas, lo que impide que se pueda conservar el cadáver para estudio. Para la donación del cuerpo a la ciencia, puede contactar con la Facultad de Medicina, Departamento de Anatomía y Embriología Humana más próxima a su localidad.

Con el fin de garantizar los principios de igualdad y equidad, la distribución de los órganos se realiza desde la sede central de la ONT, teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales: aspectos territoriales y aspectos clínicos. Los criterios territoriales permiten que los órganos generados en un determinado área o zona, puedan trasplantarse en esa misma zona, para disminuir al máximo el tiempo de isquemia (que es el tiempo máximo que puede transcurrir entre la obtención del órgano y su implante en el receptor).En los criterios clínicos se contemplan la compatibilidad donante/receptor y la gravedad del paciente. Existe un criterio clínico que está por encima de los criterios territoriales, la “urgencia 0″. Un paciente en “urgencia 0″ tiene prioridad absoluta en todo el territorio nacional. Si no hay “urgencia 0″, los órganos se asignan respetando los criterios territoriales. El equipo de trasplante decide, dentro de su lista de espera, qué paciente es el más indicado para recibir el órgano, siguiendo los criterios clínicos: compatibilidad del grupo sanguíneo, características antropométricas, la gravedad del paciente, etc. En cualquier caso, si desea más información sobre los criterios de distribución de órganos puede encontrarlos en la página web de la Organización Nacional de Trasplantes (www.ont.es).

El acceso al trasplante en nuestro país está garantizado únicamente para aquellos ciudadanos que  residen legalmente en España. Sólo de forma excepcional, y bajo muy estrictas condiciones, se puede considerar la realización de un trasplante en nuestro país a un ciudadano extranjero. En este caso, las autoridades sanitarias del país de origen del paciente tienen que solicitarlo oficialmente y justificar que en su país no se realizan este tipo de trasplantes. Una vez evaluada la historia del paciente para el que se pide ayuda, si se acepta el caso, el gobierno del país de origen se tiene que hacer cargo de los gastos del trasplante.

Una misma persona puede tener más de una tarjeta de donante y puede solicitarla en diferentes países. Pero sus órganos, lógicamente, serán trasplantados en el país donde se produzca su fallecimiento.

Los que están considerando la donación y el trasplante de órganos o tejidos, muchas veces quieren saber si estas acciones son aceptadas en su religión. La conclusión principal es que la mayoría de las religiones apoyan la donación y el trasplante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba