Saltear al contenido principal
968 20 01 53 adaer@adaer.org
¿Cuáles Son Los Tratamientos Para La I.R.C.?
Cuando la función del riñón está claramente limitada, el paciente necesitará iniciar un tratamiento sustitutivo. El nefrólogo valorará el momento más indicado para iniciar el tratamiento.
La diálisis consiste en la sustitución  por medios artificiales de la función renal, eliminando los materiales de desecho y el exceso de líquidos.
Existen básicamente dos técnicas distintas para realizar la diálisis:
  1. HEMODIÁLISIS. Consiste en extraer de forma continua sangre del paciente. Se hace pasar por un filtro (dializador) y se devuelve limpia. Por lo general se hacen tres sesiones semanales de unas 4 horas de duración en un centro hospitalario.
  2. DIÁLISIS PERITONEAL. Consiste en introducir a nivel abdominal (Peritoneo) un líquido que se mantendrá un determinado número de horas. Al desalojar el abdomen, el líquido arrastra las impurezas de la sangre. Esta técnica se realiza varias veces al día y se realiza en casa.

 

El TRASPLANTE RENAL es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se implanta un riñón procedente de un donante, vivo o cadáver, a un receptor para normalizar todas las funciones del riñón. Cuando el trasplante se realiza con éxito, permite además un mejor estado físico y psíquico y una mejor calidad de vida. Evitar el rechazo y prolongar la vida del paciente dependerá en gran medida de sus hábitos y cuidados.

¿Cuándo está indicado el TRASPLANTE RENAL?

En todo paciente con insuficiencia renal crónica terminal y sin contraindicaciones, previo al inicio de la diálisis o una vez incluido en programa de hemodiálisis o de diálisis peritoneal. Requiere la realización de una serie de estudios analíticos, inmunológicos, diversas técnicas de imagen, valoración de situación cardíaca, pulmonar, neurológica, urológica, etc., siendo posteriormente incluido en lista de espera de trasplante renal en la unidad de trasplante de su área de influencia.

¿Qué ventajas ofrece respecto a la diálisis?

La principal es que restituye o normaliza todas las funciones del riñón, incluidas la producción de hormonas tipo eritropoyetina (necesaria para la producción de glóbulos rojos), vitamina D (para el mantenimiento normal de los huesos), etc. y no sólo la función de uropoyesis o eliminación de agua y de productos de desecho como la urea, creatinina, potasio, fósforo, etc. … que realizan las diferentes técnicas de diálisis peritoneal o hemodiálisis. Permite además un mejor estado físico y psíquico, una mejor calidad de vida y es la opción terapéutica más barata apartir del año con injerto funcionante.

¿Son todos los pacientes en diálisis candidatos al trasplante renal?

No todos los pacientes con insuficiencia renal crónica terminal pueden ser trasplantados por problemas o limitaciones de
naturaleza médica o quirúrgica. Es el caso de los pacientes con edad superior a 70-75 años (valorando más la edad biológica que la cronológica) y aquellos con problemas importantes de origen cardíaco, hepático, neurológico, pulmonar, patología infecciosa crónica, enfermedades tumorales no resueltas, etc. Todo paciente en el que el riesgo vital de la operación y de las complicaciones asociadas con la medicación anti-rechazo se consideran excesivas o importantes, es mejor contraindicar el trasplante renal. En España se dializan en la actualidad (en el año 2000) alrededor de 16.500 pacientes y se encuentran
incluidos en lista de espera de trasplante renal alrededor de 4.600 pacientes.
Al año se efectúan unos 2000 trasplantes de riñón.

¿En qué consiste la lista de espera?

Una vez efectuados todos los estudios pertinentes y comprobado que el paciente cumple todos los requisitos e indicaciones para el trasplante renal, se envían todos los datos al hospital de referencia donde se encuentra la unidad de trasplante renal y desde donde se avisará al paciente (a través del médico responsable de su seguimiento) en cuanto se disponga de un riñón adecuado por sus características. Entre los datos necesarios están la edad, unidad de diálisis, grupo sanguíneo, tipaje tisular, resultados de anticuerpos citotóxicos, tipo de nefropatía, fecha de inicio de programa de hemodiálisis, teléfonos de localización, etc. … y los
resultados de los diversos estudios pretrasplante. En España sólo se puede estar incluido en una lista de espera de trasplante renal.

RESULTA FUNDAMENTAL RECIBIR UNA INFORMACIÓN COMPLETA SOBRE TODAS LAS MODALIDADES DE TRATAMIENTO. SIEMPRE Y CUANDO NO HAYA CONTRAINDICACIONES MÉDICAS PARA ALGUNA DE LAS OPCIONES EXISTENTES, EL PACIENTE TIENE DERECHO A ELEGIR LA MODALIDAD QUE MEJOR SE ADAPTE A SU ESTILO DE VIDA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba