skip to Main Content
968 20 01 53 adaer@adaer.org
933344 89020402

El tratamiento de hemodiálisis representa un cambio brusco en la forma y calidad de vida del paciente, que no siempre es bien asimilado. Puede ir acompañado en mayor o menor medida de limitaciones y alteraciones en la alimentación, uso de medicación, reducción de las actividades que antes se realizaban (ocio, viajes, etc.), suspensión de la vida laboral, reducción de las relaciones de amistad y una disminución de los ingresos económicos. Por otra parte, también repercute todo esto en la familia, que deberá adaptarse a la nueva situación.

De esta forma, podemos hablar de cambios a nivel personal, familiar, laboral y social, que si se superan pueden hacer la enfermedad bastante más llevadera.

Cuando una persona llega por primera vez a la unidad de diálisis lo hace con miedo y cierto grado de desconocimiento sobre en que consiste el tratamiento dialítico. En estos primeros momentos se requiere un gran esfuerzo psicológico para adaptarse a estos cambios y a las transformaciones vitales que se le presentan.

Puede que se sienta triste, nervioso, irritable, impotente, con diversos miedos, dificultades para dormir y sin ganas de hacer nada. Todo esto en principio es normal y esperable, pero no todos tardamos el mismo tiempo en superarlo ni lo vivimos con la misma intensidad.

Aunque se suele pensar que únicamente se acude al PSICÓLOGO cuando hay un trastorno mental, debemos aclarar que esto no es cierto. Un psicólogo puede ayudar tanto en los primeros momentos de cambio como a lo largo de la enfermedad en el aprendizaje de estrategias y habilidades que lo ayudarán a encontrarse mejor. Por ejemplo, es beneficioso poder desahogarse emocionalmente, aprender a relajarse, disminuir los pensamientos negativos y buscar alternativas de ocio.

En los diferentes centros de hemodiálisis existentes dentro de la Región de Murcia se dispone de un psicólogo. La atención psicológica se puede realizar tanto en la sala de diálisis como en la asociación. Los familiares del paciente también pueden recibir esta asistencia.

Algunas recomendaciones para la persona que entra en diálisis son:

  • Permítase un tiempo para poder asimilar todos los cambios a los que se tiene que enfrentar.
  • No deje de preguntar cualquier duda que le surja. Todas las preguntas son importantes.
  • Exprese abiertamente sus emociones a las personas de confianza. Quedarse con esos sentimientos puede perjudicarle a la larga.
  • Intente ocupar el tiempo que pasa en hemodiálisis (leer, escuchar la radio, ver la televisión, hablar con los compañeros, hacer crucigramas): El tiempo es relativo, si estamos entretenidos nuestra sensación será que pasa más rápido.
  • A pesar de las limitaciones que le imponga la enfermedad, procure llevar una vida lo más normalizada. Continúe dentro de lo posible con las actividades satisfactorias que hacía anteriormente.

Por último, hay que tener presente que debemos aprender a valorar las cosas realmente importantes en la vida: amar, ver crecer a los hijos, disfrutar de una reunión familiar, pasear, soñar…En definitiva, poder apreciar el hecho de estar vivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Back To Top